El desinteresado amor y la salvación de Dios: Juan 3:16

Lecturas de Misa de hoy: “Que amó tanto Dios al mundo, que no paró hasta dar a su hijo unigénito; a fin de que todos los que creen en él, no perezcan, sino que vivan vida eterna(Juan 3:16).

Cada vez que lean este versículo, muchas personas se sentirán conmovidas por el amor de Dios. Mirando hacia atrás, en el último período de la Era de la Ley, la gente estaba cada vez más corrompida por Satanás y sus pecados se hacían cada vez más graves. La gente había perdido el temor de Dios y era cada vez más incapaz de guardar la ley. Así que, todos enfrentaban las consecuencias de ser condenados a muerte por la leyPara salvar a la humanidad de la amenaza de muerte, Dios personalmente se hizo carne y se convirtió en el Hijo del hombre y vino al mundo para realizar un paso de la obra de redención, redimiendo a la humanidad del pecado y dándole la esperanza de la vida eterna. Este es el desinteresado amor y la salvación de Dios para nosotros.

Oremos juntos:

Amado Señor, gracias por tu misericordia infinita y tu maravillosa gracia, que nos permiten encontrar consuelo y esperanza en tu amor desinteresado. Para redimirnos a nosotros los humanos, tú personalmente te hiciste carne y viniste al mundo como Hijo del hombre y fuiste clavado en la cruz, para que podamos escapar de la muerte y tener la esperanza de la vida eterna. No podemos expresar tu amor con palabras, solo podemos responder a tu amor con gratitud y alabanza. Que tu amor llene nuestros corazones, ayúdanos a comprender cada día más profundamente tu amor y tu gracia, y que fortalezca nuestra fe. También estamos dispuestos a ser testigos de tu amor y gracia, y compartir este maravilloso evangelio para que más personas puedan conocerte, confiar en ti y tener la oportunidad de entrar al reino de los cielos y obtener la vida eterna. ¡Amén!